Alguna vez hemos consumido Omeprazol, incluso los pacientes siempre lo sacan a colación en cada consulta. ¿realmente se conoce los efectos que produce el consumo de este medicamento en nuestro cuerpo, además de las complicaciones que puede generar a corto o largo plazo?

A pesar de que el Omeprazol es considerado un medicamento seguro que puede utilizarse en el tratamiento de diversos síntomas es imperativo acabar con el mito de que es un “protector” del estómago.

Este medicamento se prescribe a pacientes que sufren de enfermedad ácido péptica, úlceras duodenales gástricas y reflujo gastroesofágico. Además, se puede recetar a pacientes que sufren de acidez, dolor y sensación de vacío en el estómago; el médico destacó que la dosis y tratamiento depende de la historia clínica del paciente, además de los síntomas que presente, por lo que para prescribirlo es necesario que el paciente acuda a revisión médica.

Recomiendo no tomarlo por periodos prolongados de tiempo, de ser el caso, suspenderlo para evaluar las reacciones que genera el cuerpo y realizar pruebas de laboratorio en el riñón y el hígado para evaluar los efectos de la sustancia.

Algunos de los mitos creados sobre este medicamento, radica en “El Omeprazol lo cura todo”; se ha ganado la fama de gastroprotector, sin embargo, esta cualidad únicamente se le atribuye en el caso específico donde el paciente consume más de dos medicamentos. El medicamento no cura ninguna enfermedad, únicamente controla los síntomas.

Si no es recomendable la toma excesiva de medicamentos, tampoco lo es la de pastillas que protejan nuestro estómago de la acidez provocada por dichos tratamientos. Los protectores de estómago, como el omeoprazol, son prescritos de forma airada en muchas ocasiones, cuando están indicados específicamente para úlceras y enfermedades de reflujo.

Un estudio llevado a cabo por el Kaiser Permanente Institute (EE.UU.) ha revelado que la toma durante dos o más años de inhibidores de la bomba de protones (IBP) y antagonistas de los receptores de histamina 2 (ARH2), dos tipos de medicamentos contra el ardor de estómago, está vinculada con un diagnóstico posterior de deficiencia de vitamina B12.

Los inhibidores de la bomba de protones, como el omeoprazol o exomeprazol, son fármacos que evitan la formación de ácido en el estómago al inhibir la función de la estructura encargada de introducir los iones ácidos en el estómago, necesarios para la digestión de los alimentos. Sus efectos se prolongan durante 24 horas aproximadamente, por lo que basta con tomar uno al día para mitigar las molestias.

Comentarios

Leave a Comment