Este caso corresponde a un paciente masculino de 41 años el cual se le realizó una colonoscopia por antecedente personal de pólipos (2) adenomatosos.

Los polipos son pequeñas protuberancias que crecen en el revestimiento del intestino y sobresalen a la luz intestinal. En ocasiones crecen en un “tallo” y parecen hongos como es este caso, se le denominan polipos pediculados.

Un paciente puede tener varios polipos dispersos en distintas partes del colon, si bien la mayoría son benignos algunos pueden contener pequeñas zonas cancerígenas o con potenciar de malignizar por ello la importancia de detectarlos precozmente y realizar lo que ahora he realizado a este paciente; una polipectomia.

La mayoría de los pólipos no causan síntomas. Los pacientes con un historial personal de pólipos o cáncer de colon están en riesgo de desarrollar nuevos pólipos.

El seguimiento que se realiza a pacientes con polipos dependerá de varios factores que incluyen el número y el tamaño de los pólipos removidos, el tipo de tejido de los pólipos y la calidad en la limpieza del colon en su procedimiento previo, un paciente a quien se le realice polipectomia quizás pueda requerir una nueva colonoscopia en 6 meses o 1 año.

Si los pólipos son pequeños, y el colon fue visualizado completamente durante su colonoscopia, generalmente se recomendará repetir el estudio en un plazo de tres a cinco años.

IMPORTANTE: este pólipo por su tamaño y características endoscopias pudiera tener focos de adenoma que, a pesar de ser lesión benigna, tiene alto potencial de malignización.

Comentarios

Leave a Comment