Es un procedimiento que realiza el medico gastroenterólogo con fundamentos nutricionales. Durante el procedimiento, un balón que es de material de silicona se introduce hasta el estómago en forma desinflada por medio del endoscopio. Posteriormente, por medio de un catéter (manguerita), se llena con solución salina estéril entre 400 y 700 cc, convirtiéndose en un globo grande que ocupa espacio en el estómago. Es el procedimiento con menores riesgos para el manejo del sobrepeso y la obesidad. El balón ocupa el 60% del espacio del estómago, se produce una sensación de saciedad y una llenura fácil con pequeñas cantidades de alimentos, lo que disminuye la ingesta de los mismos y consecuentemente el aporte calórico de los nutrientes. El cuerpo inicia un consumo de calorías de los compartimentos con exceso de grasas para equilibrar sus niveles energéticos, y disminuye de peso. Con la sensación de llenura ocasionada por la presencia del balón dentro del estómago, el paciente se le hace más fácil el cumplimiento de una dieta, se busca que durante el tiempo que permanezca el balón dentro del estómago (6-8 meses) el paciente además logre cambiar sus hábitos alimentarios y de estilo de vida.

El promedio de pérdida de peso con el balón gástrico es de 12 Kg. Algunos pacientes han logrado perder más de 30 Kg pero este valor es dependiente de la adherencia a la dieta, al cambio de los hábitos alimentarios y la práctica de actividades físicas. El objetivo final es que el paciente pueda lograr una pérdida de peso significativa y que esta se conserve en el tiempo. Para obtener mayor información sobre este procedimiento, puede revisar en el apartado de descargas de esta página y leer el documento que tiene el contenido más detallado.