Es un procedimiento endoscópico que permite al gastroenterólogo evaluar órganos como el esófago, el estómago y las primeras porciones del intestino delgado (duodeno). La endoscopia se lleva a cabo mediante un equipo tubular (manguerita) con un lente óptico y una lámpara en su punta flexible, este tubo se pasa por la garganta del paciente y se avanza hasta la primera porción del intestino delgado. Si es necesario se tomarán muestras (biopsias) de tejido, las cuales se enviarán para el análisis con el médico patólogo. La endoscopia digestiva alta se realiza bajo sedación consciente, la cual le permite al paciente estar tranquilo y sin dolor. Dicha sedación tiene un bajo porcentaje de complicaciones.

El procedimiento se realiza en un tiempo estimado de 15 a 30 minutos, aunque puede llevar más tiempo dependiendo de los hallazgos o de si se lleva a cabo algún procedimiento terapéutico o toma de biopsia. Es una técnica que se realiza en forma ambulatoria, para la cual el paciente debe asistir con un ayuno de 6 a 8 horas previas a la hora del procedimiento, acompañado de un familiar o adulto que se haga responsable de su traslado posterior al examen. Para obtener mayor información sobre este procedimiento, puede revisar en el apartado de descargas de esta página y leer el documento que tiene el contenido más detallado