Es un procedimiento llevado a cabo por el gastroenterólogo, que le permite ver el interior del intestino grueso y en ocasiones hasta el intestino delgado (íleon terminal). Para ello, se introduce por el ano un tubo flexible que en su extremo tiene una cámara con una lámpara, la imagen de la cámara se proyecta en un monitor. Se trata de una exploración que no causa dolor, ya que se realiza bajo sedición. La colonoscopia es una técnica que proporciona grandes ventajas al médico, al mostrar datos de gran exactitud, y además permite la toma de biopsias y extirpación de pólipos.

Para la realización de este procedimiento, se toman en cuenta algunas previsiones y preparaciones. En condiciones normales el colon se halla ocupado por materia fecal, por lo que es necesario limpiar los intestinos antes de la colonoscopia. Puede ser necesario la suspensión de algunos medicamentos que el paciente esté tomando, por lo tanto, debe informar acerca todos los fármacos que esté tomando. Para obtener mayor información sobre este procedimiento, puede revisar en el apartado de descargas de esta página y leer el documento que tiene el contenido más detallado.