La ligadura de varices esofágicas es una opción efectiva para aquellos pacientes con síndrome de hipertensión portal secundaria a cirrosis hepática, es un procedimiento preventivo que se realiza en los pacientes cuyo diagnóstico sea varices esofágicas, esto con el fin de evitar sangrados digestivos variceales, los cuales comprometen y ponen en riesgo la vida del paciente. Una ligadura de varices esofágicas dura aproximadamente 20 – 30 minutos; es un proceso sencillo y prácticamente indoloro, aunque en ocasiones suele haber posterior al procedimiento dolor torácico, consiste en colocar unas bandas o cauchos sobre las varices presentes en el esófago, estas ligas o cauchos interrumpen la circulación de sangre por estas venas ocasionando que disminuyan su tamaño, logrando así su posterior desaparición.

Resulta esencial que usted recurra a un profesional con experiencia en ligadura de varices esofágicas que pueda asesorarlo adecuadamente sobre los pasos a seguir antes, durante y después de este procedimiento, de manera que los resultados sean los esperados por usted y que representen una solución efectiva que logre prevenir un sangrado digestivo alto por la presencia de varices en el esófago. Para obtener mayor información sobre este procedimiento, puede revisar en el apartado de descargas de esta página y leer el documento que tiene el contenido más detallado.