Helicobacter pylori

El Helicobacter pylori es una bacteria descrita por primera vez en el año 1983, se aloja principalmente en la mucosa del estómago y duodeno y está relacionada con la patogenia de enfermedades gastrointestinales como gastritis crónica, úlcera gástrica o duodenal y con algunos tumores en muy bajo porcentaje.

La infección por Helicobacter pylori afecta a 2/3 de la población mundial, es más frecuente en países occidentales como es el caso de Ecuador. Hay estudios que indican prevalencias en población sana de hasta un 60%. La vía de transmisión parece ser a través del agua, alimentos o por contacto directo de boca a boca, propagándose entre las personas que conviven o comparten comidas.

Cuando el individuo se infecta con esta bacteria, la mayoría permanece sin síntomas; otros pueden presentar síntomas de gastritis como acidez, náuseas, sensación de plenitud, distensión abdominal y en otros producirá úlceras gástricas o duodenales; la infección por Helicobacter pylori está asociada con el 90-95% de las úlceras duodenales y el 70% de las úlceras gástricas. En casos más excepcionales y en un muy bajo porcentaje se relaciona con cáncer de estómago, siendo la causa principal identificada como tumor gástrico del tipo linfoma.

El diagnostico se realiza mediante pruebas como el test de aliento (pytest), prueba que consiste en analizar el aliento del paciente tras haber ingerido una sustancia llamada urea.

Otro método diagnóstico es la endoscopia digestiva superior, este método permite tomar muestras de mucosa del estómago para su estudio histológico, es la forma más exacta de diagnosticar el Helicobacter pylori. Otros métodos diagnósticos son los análisis de heces buscando antígenos del Helicobacter pylori  o un análisis de sangre realizando serología en busca de anticuerpos contra el Helicobacter pylori. Se busca con el diagnostico aplicar el tratamiento que nos permita erradicar la bacteria.

El tratamiento habitualmente consiste en la combinación de dos antibióticos junto con un protector gástrico durante 10 o 14 días. Es importante que a partir de las 4 semanas de cumplido el tratamiento de erradicación se realice una prueba diagnóstica con el fin de confirmar la eliminación de la bacteria, generalmente esta prueba diagnóstica es el test del aliento (pytest) o antígeno en heces. 


Como medidas profilácticas para evitar la propagación de la infección se recomienda lavarse las manos después de usar el baño y antes de comer, comer alimentos preparados adecuadamente, beber agua de fuentes limpias y seguras.

Recuerde que ante la presencia de cualquier síntoma debe acudir a su médico, no es recomendable automedicarse.

Dr. Jose D. Guzman G.

Gastroenterologo/Endoscopista

Médico Tratante Hospital Carlos Andrade Marín/Hospital Alianza del Ecuador

Comentarios

Leave a Comment